30
Ene

Cuando un sandwich no es cualquier cosa

Si te gusta comparte 😉
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0

¿Cuantas veces has dicho, me preparo cualquier cosa, un sandwich mismo y listo? Yo misma anoche. Coges el pan, abres la caja mágica del embutido y pillas el primer sobre abierto que ves, te aseguras de que está en condiciones y lo metes entre el pan…

Pues siento llevaros la contraria eso no es un sandwich! Eso es un engendro en pan de molde. En el siglo XVIII cuando  John Montagu, IV conde de Sandwich decidió no parar de jugar a las cartas durante 24 horas, seguro que no le prepararon eso. Haciendo honor al inicio tan aristocrático de este manjar creo que deberíamos de tener algo de consideración cuando nos preparemos uno.

 

 

Sandwich mixto, un clásico atemporal

Preparar algo tan aparentemente sencillo con un sandwich de  jugoso jamón cocido y queso, parece cualquier cosa, pero no es lo mismo si se hace con cariño y con dedicación especial, os voy a contar mi secreto para que un mixto sea un mixto de escándalo.

Lo primero es que el pan tiene que ser de molde y blanco, si encontráis uno un poco más gordito de lo habitual será un plus. Cogéis el pan y le ponéis un poquito de mantequilla, lo pintáis un poquito con ella, no, no hay que empaparlo, solo un poquito.

Escogéis un jamón cocido que tenga sabor pero que no sea especialmente salado, sino se comerá el sabor del resto de ingredientes, y no queremos eso… Yo uso el de Campofrío porque es además de ser bajo en sal, no tiene conservantes, que siempre está bien.

sandwich

 

Luego el tema queso, aquí hay tantas opciones como queseros. A mi me gusta el queso con sabor, por lo tanto el típico queso empaquetado tipo “tranchetes” no me mola mucho, pero reconozco que se funde rápido y eso está genial. Así que elijo los que son de ese tipo pero cheddar, saben un poquito más.

Así que la cosa es poner una sartén antiadherente a calentar y cuando tiene temperatura pasas el jamón cocido un poquito lo justo para que no esté frio, lo pones en el pan un filete que cada rebanada, y en medio el cheddar. Yo le pongo dos lochas también de cheddar, me gusta el queso!

Lo cierras y lo pones en la sartén, el pan lleva mantequilla, por lo tanto se tostará y no se quemará, lo pasamos por ambos lados, despacio, con amor, viendo como el quesito se funde.

Luego al plato, punto de sal y Voilà!

Si te gusta comparte 😉
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0
Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *